Normalmente, ¿decir que NO a determinadas personas suele ser un gran reto en tu vida? ¿Te cuesta acceder a esta opción y sueles salir perjudicado en determinadas circunstancias? Carecer de límites y no poner determinadas barreras genera un grave perjuicio y paraliza la liberación emocional. Hoy analizamos los principales mecanismos para llevarlo a cabo de forma adecuada.

Si en muchas ocasiones te has sentido saturado/ saturada, este principio tiene mucho que ver. Ya sea porque se trata de un amigo, familiar, pariente cercano o pareja, decir que NO a determinadas circunstancias y decisiones no es nada sencillo, aunque sí aconsejable. He de decir que en muchas ocasiones, por no aplicar este concepto de forma adecuada en mi vida personal o profesional, he vivido consecuencias dolorosas que no solo me ha generado mucho malestar, sino que también “me ha impregnado de energías negativas”.

Y es que a veces resulta muy difícil, pero cuanto más lo practiquemos de forma asertiva, podremos vivir mejor en armonía en base a nuestros principios y valores.

¿Qué consecuencias genera en nuestra liberación emocional?

Entre las más destacadas, podemos citar las siguientes:

Elevados niveles de ansiedad

Según qué circunstancias tratemos, cuando no sabemos cómo decir que no a algo o a alguien, puede provocar una gran ansiedad. Este factor se desencadena por aceptar circunstancias con las que no estamos realmente de acuerdo, provocando emociones contrarias a nuestro ser. Normalmente, solemos excusarnos con afirmaciones como, “es que es un compromiso, no sabía cómo decirle que no”.

Estos compromisos suelen ser más dolorosos de lo que imaginamos. Nos resta mucha energía, no disfrutamos igual y suele rondarnos por la cabeza constantemente ya que sabemos de corazón que no era la mejor de las ideas. Esto se agrava ante circunstancias complejas o cuando tenemos que convivir con problemas difíciles.

A su vez, estos principios también pueden venir dados por personas próximas al entorno donde nos encontramos, lo supone un mayor reto. Cuando la ansiedad aparece por estas causas, estamos enviando un mensaje claro a nuestro niño interior: “prefiero perder yo y que los demás estén contentos”. Y así será.

 

Poder inapropiado de otras personas

Otra de los consecuencias más notables de no establecer un NO de forma adecuada es que muchas personas saben que estamos realizando un gran esfuerzo y, por tanto, deciden aprovecharse de esta situación.

Esto se suele generar de forma cercana en las relaciones más personales, incluso dentro de la unidad familiar, o bien, entre relaciones profesionales. Si es así, estas personas suelen ser bastante tóxicas al querer que el resto “realice grandes esfuerzos frente a los que pueden hacer ellas mismas”.

Identificamos a estas personas como muy nocivas, que siempre eluden responsabilidades y que prefiere que el resto se sacrifique lo que sea necesario frente a que ellas se muevan de posición. Por tanto, es muy importante saber quiénes son para alejarnos o no darles ese permiso que no les corresponde.

Disminuye nuestro sistema energético

Cuando aceptamos determinadas circunstancias no apropiadas, nuestra liberación emocional queda totalmente anulada. Es decir, si al cabo del día necesitamos “poder vaciarnos” de emocionales para vivir en plenitud, esto impedirá que lo logremos.

Alcanzar esta plenitud consiste en aceptar los retos y circunstancias liberando correctamente para poder encajarlos de otra forma en nuestro día a día. Para ello, se necesita de un sistema energético elevado, capaz de conectar con las energías del universo y de esta forma estar alineados con la vida que deseamos tener.

Sin embargo, si no somos capaces de pronunciar el NO en nuestras vidas, esto reducirá, directamente, el sistema energético que deseamos regentar en el día a día. Por lo tanto, en vez de alto será bastante bajo o reducido alejándonos de nuestros objetivos y aumentando la tensión en nosotros mismos.

Proyección de circunstancias similares

¿Sientes que cada vez que dices que NO sueles atraer este tipo de circunstancias a tu vida? O bien, ¿éstas se multiplican sin saber por qué? Esto se debe a que cuando surgen preocupaciones y no liberamos de forma adecuada, centramos gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo en estas situaciones. Es decir, se basa en el concepto de la ley de la atracción por semejantes, o lo que es lo mismo, aquello en lo que fijas tu atención de forma constante es lo que recibes.

Si te preocupan determinadas circunstancias, atraerás otras similares a tu vida.

Impulsores de la crítica nociva

En muchas ocasiones, yo misma he presenciado cómo alguien criticaba a otra persona con gran malestar. Cuando les he preguntado directamente el porqué de este enfado, también suele estar relacionado con este tema. Es decir, “se han visto obligados a hacer algo que no querían” y, en vez de ser sinceros, aceptan y después critican.

La crítica negativa es sumamente perjudicial y, en estos casos, está relacionada con la falta de poder de una persona. Se elige criticar “desplegando esta energía en los demás”, frente a hacerse ellos mismos responsables. Si miras a tu alrededor e indagas un poco, no te resultará difícil observarlo.

liberacion emocional: como decir NO en nuestras vidas

 

Ventajas de decir NO para nuestra liberación emocional

Existen muchísimas, pero destacamos las siguientes:

-Viviremos en consonancia con la vida que deseamos, sin añadirnos preocupaciones adicionales.

-Aunque al principio cueste mucho, cuando lo hagamos segregaremos emociones confortables en nuestro niño interior y nos sentiremos mejor con nosotr@s mism@s.

-Si inicialmente cuesta un poco, podemos optar por un primer paso diciendo “déjame pensarlo” y, posteriormente, construir cómo responder de manera oportuna y tranquila.

-Tendremos mucha más seguridad en nosotros mismos y reforzaremos la autoestima.

Pondremos límites a los demás, lo que nos permitirá alejarnos de las personas más tóxicas enviándoles un mensaje claro: no accederemos a sus peticiones nocivas.

-Construiremos una vida más sólida, basada en nuestros principios.

-Nos resultará más fácil liberar emociones al alejarnos de la preocupación, nerviosismo o malestar.

-Nos permitirá tomar mejores decisiones y atraer situaciones correctas a nuestra vida.

 

Llegados a este punto, piensa que existen muchas más razones por las que decir NO cuando:

-Realmente no estás de acuerdo con esa decisión y no te parece apropiada.

-Va en contra de tus principios y valores.

-Genera un efecto muy nocivo en tu vida.

-Puede parecer que a otras personas se les haga un favor, pero realmente te está generando un daño directo a ti.

 

Por tanto, podemos decir que realmente y aunque nos cueste un poco, merezca la pena intentarlo. ¿No crees?